Las herramientas que les quitamos

Las herramientas que les quitamos

Te invitamos a que pienses por un momento qué te molesta de tus hijos, bueno, más bien, qué nos molesta a los adultos de los niños y niñas.

Por ejemplo, ¿que griten?

Que lloren, que nos peguen o se peguen entre ellos/as y que muerdan, entre otras cosas que seguro que tienes en mente.

La educación llamémosle “tradicional”, normalmente aboga por erradicar este tipo de comportamientos. Seguro que te suena eso de “no se pega”, “te pones muy feo cuando lloras”, decirles que no griten (gritando).

La disciplina tradicional sugiere que nos deshagamos de estas herramientas. No queremos verlas, queremos evitarlas y extinguirlas.

Cuando los niños tienen un problema, ¿qué herramientas son las que suelen usar para expresarlo? ¿Cómo pueden hacernos saber a los adultos que se sienten mal o no les gusta algo concreto?

Habría que tener en cuenta la edad del niño o niña en primer lugar, ya que si no tiene lenguaje, o lo tiene pero es en gran parte ininteligible; probablemente le va a resultar muy complicado expresar aquello que le ocurre como a nosotros nos gustaría, y recurrirá a herramientas que le resultan eficaces para comunicar su enfado, frustración, tristeza, etc; como podría ser morder, pegar, llorar, gritar, tirarse al suelo, etc.

En caso de niños y niñas algo más mayores, que sí tienen lenguaje, pero su cerebro superior está comenzando a desarrollarse (te lo contábamos aquí), también es probable que utilicen herramientas como llorar, gritar, e incluso pegar o dar algún golpe.

Pensemos en nosotros como adultos, o en personas adultas que conozcamos; ¿cómo reaccionamos/reaccionan cuando tenemos un conflicto/frustración/enfado? ¿Lo hacemos utilizando un tono y lenguaje amable con los demás?

Si nos deshacemos de las herramientas con las que cuentan nuestros hijos e hijas para expresar sus sentimientos y vivencias,

¿Qué herramientas les quedan? 

NINGUNA

Si les dejamos sin herramientas ¿qué pasa? 

Necesitamos DARLES en lugar de QUITARLES. 

Dejarán de utilizar esas herramientas que tanto nos molestan cuando tengan otras diferentes. 

¿Cuáles son esas herramientas que podríamos facilitarles? 

Por ejemplo, explicarle que pegar o morder hace daño a los demás y que podemos decir “no”, “no me gusta” o acudir a un adulto.

Se trata de enseñarles y mostrar otras herramientas como hablar, empatizar, conectar y luego corregir, validar sentimientos, colaborar, cooperar, etc.

Por supuesto, con niños muy pequeños, la única opción será validar, empatizar y acompañar su emoción, pero el ejemplo, el mensaje va calando poco a poco en ellos/as.

El solo hecho de “querer” detener estos comportamientos no deseados no les ayuda a desarrollar habilidades de vida. 

Es importante transmitir esas habilidades de vida que deseamos que adquieran con nuestro ejemplo en la resolución de conflictos.

Añadir comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los cambios requeridos están señalados *

Style switcher RESET
Body styles
Background pattern
0