Mi hijo no quiere ponerse el abrigo

Mi hijo no quiere ponerse el abrigo

Lo del abrigo es un temazo.

Salvo que vivas en un lugar donde el clima no requiera utilizar abrigo, lo más probable es, que si tienes hijos, hayas vivido esto.

¿Por qué no quiere ponerse el abrigo?

1. Tiene calor

Sobre todo si pretendemos que se lo ponga en casa, encima del jersey gordo, con la calefacción encendida. Los niños y niñas viven en el “ahora”, y “ahora” tienen calor; no necesitan abrigo.

2. Su termostato es diferente al tuyo

Seguro que es algo que te ocurre con otros adultos. No entiendes cómo puedes ir con el plumas y helad@ de frío y hay quien va de manga corta. Pues eso, diferentes percepciones y sensaciones ante el frío/calor.

En iguales no nos suele costar respetarlo, pero, ¿qué pasa con los niños y niñas? ¿No son capaces de percibir si tienen frío y expresarlo? Si confiamos en su capacidad de sentir hambre o sed, ¿por qué esto es distinto?

3. Están incómodos

Esto es algo habitual cuando están en etapa de pleno movimiento, tratando de dominar habilidades recientemente adquiridas, como caminar, saltar o correr, y el abrigo es demasiado gordo, estrecho o ajustado, y les impide disfrutar de su cuerpo en movimiento.

Tratar de buscar prendas que les resulten cómodas y les abriguen, puede ser una opción estupenda para que no les genere rechazo abrigarse.

4. Quieren tomar decisiones

Su cuerpo es suyo y es de los poquísimos aspectos en los que pueden interferir y decir “SI” o “NO”. Es importante que les permitamos esa autonomía y no entremos en luchas de poder (recuerda: si tú ganas, tu hijx pierde).

Dar opciones limitadas y que pueden elegir entre dos o tres prendas de abrigo puede ser una buena forma de facilitar esa necesidad de tomar decisiones y tener “el poder” sobre su cuerpo y su ropa.

¿Qué puedo hacer para que se ponga el abrigo?

Bien, supongamos que en la calle hace frío y vais a salir.

Le pides a tu hijx que coja su abrigo y se niega en rotundo.

Le explicas que hace frío, que tú vas a llevar tu abrigo y crees que él también lo va a necesitar.

Os asomáis incluso a la ventana para que lo compruebe, y definitivamente decide que no lo va a llevar.

Podríamos plantearle la opción de llevarlo guardado por si lo necesita en algún momento (si acepta, fin de la cuestión. Si tiene frío, lo pedirá). 

Pero, ¿si dice que no? ¿Si no quiere llevar abrigo puesto, ni guardado ni de ninguna de las formas?

Desde la Disciplina Positiva se plantean dos conceptos opuestos: Empoderar VS Rescatar.

Empoderar supone dar el control a nuestros hijos e hijas para que tengan el poder sobre sus propias vidas y puedan aprender de sus errores.

Los errores y el fracaso son una parte importante de una vida de éxito, y entender esto nos permite comprender la importancia de las acciones y afirmaciones empoderadoras y ceder el poder con frecuencia a nuestros hijos. 

Definiríamos rescatar como entrometerse entre nuestros hijos y sus experiencias de vida para minimizar las consecuencias de lo que eligen.

Volviendo al tema del abrigo.

¿Qué es lo peor que podría ocurrir si no se pone el abrigo?

La consecuencia natural de no ponerse el abrigo es pasar frío.

¿Qué ocurre si pasa frío?

Probablemente aprende que haber dejado el abrigo en casa un día de frío es un error.

El hecho además de que se produzca esta situación, nos permite aludir a ella el próxima día que no quiera ponerse el abrigo. 

“¿Recuerdas el otro día que que hacía frío y decidiste no llevar abrigo?”

“Sí, me acuerdo.”

“Pasaste frío, ¿verdad?”

“Sí, un poco.”

“¿Qué te parece si hoy llevamos el abrigo por si lo necesitas?”

También podría haberse dado la situación en la que, pese a que nos ha dicho que no quería abrigo, decidamos guardarlo sin que se de cuenta, o también diciéndole directamente que se lo vamos a llevar “porque no queremos que se ponga malo” (esta frase es muy típica XD).

Entonces, y como esperábamos, estamos en la calle y tiene frío. Orgullos@s sacamos el abrigo:

“¿Ves? Ya sabía yo que ibas a tener frío. Menos mal que lo he cogido.”; en versión sermón.

“Cariño, toma, tu abrigo. Lo cogí porque sabría que tendrías frío.”; en versión más light.

Lo digamos con un tono u otro, esto es rescatar, y es algo que como padres nos sale estupendo; lo traemos de serie.

Pero, ¿qué genera esto en los niños y niñas?

¿Qué ocurre si cometen un error? ¿Les permitimos aprender de él o les “solucionamos” la vida para que no lo “pasen mal”? ¿Estamos confiando y respetando sus decisiones?

Este ejemplo del abrigo es extrapolable a que no quiera desayunar antes de ir al cole, a que se le olvide el almuerzo en casa o a que no haga los deberes.

A lo largo de toda su vida, en cada etapa, les van a pasar “cosas”, van a tomar decisiones y se van a equivocar. 

El gran problema reside en que no les permitamos equivocarse, en que no valoremos ese error como una oportunidad sino como algo a evitar a toda costa.

Lo del abrigo es un “temazo” porque nos preocupa mucho que se pongan malos. Y aunque con el frío hay más virus en el ambiente, no se contagian por ir sin abrigo, sino por entrar en contacto con personas que tienen esos virus (normalmente en clases llenas de niños donde más que frío, hace calor).

mi hijo no quiere ponerse el abrigo

Por supuesto, no todos los aprendizajes se consiguen experimentando consecuencias naturales, pero sobre todo cuando son pequeños, pasar calor, frío, mojarse al no llevar paraguas o botas de agua, pasar algo de hambre hasta la hora del almuerzo, etc; son vivencias que conllevan aprendizajes a partir de decisiones que ellos han tomado. 

Confíamos en ellos y ellas; sienten que son importantes y capaces, que tienen poder sobre su vida.

Antes de poner un límite; antes de rescatar; piensa: ¿qué es lo peor que podría pasar?

Talleres vivenciales de Disciplina Positiva

En los talleres vivimos a través de “roll-plays” el efecto que provoca en nuestros hijos el empoderar (motivar, alentar) y el rescatar. También hablamos sobre rabietas, qué hay detrás del «mal comportamiento», el funcionamiento del cerebro… Y reflexionamos sobre nuestra forma de educar, nuestra actitud y como dando ejemplo podemos influir en el comportamiento de nuestros hijos e hijas.

Aquí tienes los próximos talleres de Disciplina Positiva en Navarra:

  • Taller intensivo Disciplina Positiva 5 Abril 2020. CANCELADO

    50.00

Añadir comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los cambios requeridos están señalados *

Style switcher RESET
Body styles
Background pattern
0